En fechas recientes José Antonio Luengo Latorre, Asesor Técnico Docente de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid y gran especialista en convivencia dentro y fuera del aula, acudió al Centro Escolar Amanecer para ofrecer la charla-coloquio “El uso de las nuevas tecnologías”, encuadrada dentro de la actividad anual de nuestra Escuela de Padres, y que versó sobre los retos que plantean las nuevas tecnologías en las relaciones y la comunicación de niños y adolescentes.

Además, y tras esta formativa y entretenida charla, se trató el destacado trabajo que está desarrollando nuestro colegio con el Programa de Alumnos Ayudantes TICs, pionero del mismo y dirigido por el Equipo de Prevención del Ayuntamiento de Alcorcón. Así, varios de nuestros alumnos, desde 3º Primaria hasta 4º de ESO, se han formado en equipo sobre el buen uso de internet y de las nuevas tecnologías y, a continuación, han transmitido su experiencia y enseñanza, como alumnos formadores, a otros compañeros de colegios públicos de Alcorcón y Móstoles.

Fernando Bello, Director del Centro Escolar Amanecer, fue el encargado de abrir la charla-coloquio. Tras dar las gracias a todos los asistentes destacó “el gran trabajo desarrollado por nuestros profesores y alumnos del Programa de Alumnos Ayudantes TICs. Es una gran experiencia y alegría ver cómo cuentan las cosas y cómo todos podemos aprender de ellas”, apuntó.

Por su parte, Javier Rueda, psicólogo y Coordinador del Departamento de Orientación del colegio, subrayó que el proyecto de Alumnos y Ayudantes TICs del colegio Amanecer, que comenzó hace diez años, “es un modelo de sensibilidad hacia la convivencia escolar, y en el que el protagonismo pasa por los alumnos. Trabajamos por la convivencia desde los alumnos”, manifestó.

Colegio Amanecer, ejemplo de creer en el alumnado

A continuación, José Antonio Luengo comenzó su magnífica y formativa intervención, calificando de “ejemplar” el trabajo desarrollado por nuestro colegio “por coger a sus alumnos e implicarles en un proyecto para convencerles de lo interesante que es el uso adecuando de las TICs y dar respuesta e información a alumnos de otros colegios de la zona, con absoluta solidaridad. Lo de este centro es increíble, ver las caras de los alumnos, su ilusión por aprender, contar las cosas a otros chicos… es un lujazo tremendo y estas son las apuestas que tiene que hacer un colegio, creer en los chicos. Esto es algo espectacular y es el sistema educativo al que todos debemos contribuir para convivir y hacer un mundo más fácil”.

Jose Antonio, que se definió como “un gran enamorado de la educación, de las personas, del arte de estar juntos, de querernos y respetarnos”, afirmó que “la ciberconducta es un escenario del que se habla mucho pero se sabe relativamente poco. Quien convive transmite sobre todo emociones, además de comunicación e información. En la ciberconvivencia es más difícil transmitir estas emociones. Los padres y madres de los niños de ahora tienen responsabilidad en el difícil arte de convivir en el mundo digital, de gestionar adecuadamente cómo utilizan las TICs nuestros hijos, pero no desde el miedo. Estamos en disposición de que las nuevas generaciones salgan al mundo digital con buena convivencia de ciudadanía digital, que otros chicos de anteriores generaciones no han tenido”, recalcó.

“El hacer las cosas sin tino tiene efectos, unos más peligrosos que otros”, manifestó Luengo, quien redundando en esta idea manifestó que “nuestros chicos hacen muchas más cosas bien de las que pensamos. Necesitan de nuestro ejemplo, charlas breves porque desconectan enseguida, pero nos escuchan. Seamos breves, concisos y demos ejemplo de lo que decimos”, esgrimió.

Internet sí, pero no esclavos de ella

Finalmente, Luengo destacó las “infinitas posibilidades de desarrollo de la tecnología”. En su opinión, “estamos en un escenario en el que las máquinas participan activamente de nuestro día a día y esto nos debe hacer pensar qué educación debemos dar a nuestros hijos. Internet se ha convertido en una necesidad básica que da lugar a las otras, estamos todos conectados a una herramienta fantástica que nos permite acceder al conocimiento en milésimas de segundo…otra cosa es que seamos esclavos de ella. El problema no es la información ni los dispositivos para acceder a ella, sino que el reto debe ser cómo acceden nuestros jóvenes a internet y cuánto tiempo lo hacen. No solo es un problema de ellos, sino de cómo organizamos la vida, las ciudades, los espacios físicos y qué valor le damos a eso. Tenemos que saber desconectar, es una sensación de libertad y tenemos que aprender a no ser esclavos. Tenemos la capacidad de influir en nuestros hijos desde pequeñitos, no con 16 años”, concluyó.

Download Free Designs http://bigtheme.net/ Free Websites Templates

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies Ver política