Colegio Alecorcón Amanecer

916 439 092

info@colegioamanecer.es

Avda. Pablo Iglesias, 6

28922 - Alcorcón

jump math colegio amanecer

JUMP Math, o cómo aprender y disfrutar de las matemáticas

Números primos, fracciones, raíz cúbica, razón áurea, derivadas, ecuaciones… ¿quién no ha escuchado alguna vez estos conceptos matemáticos básicos?, ¿Y quién no se ha sentido en algún momento, por pequeño que fuera, contrariado ante la resolución de ciertos problemas matemáticos? No todos nacimos con un “Pitágoras” dentro de nosotros, por lo que las matemáticas, en más de una ocasión, han generado algún que otro quebradero de cabeza a un buen número de estudiantes durante sucesivos cursos.

¿Cuál es el problema para que, en ocasiones, las matemáticas se nos atraganten? Como toda ciencia o saber humano, las matemáticas son sencillas si nos las explican bien, paso a paso, a través de retos incrementales, bien pautados, y evaluando constantemente el proceso para que no queden lagunas de aprendizaje.

¿Pero cómo hacerlo? En primer lugar, se requiere vencer el mito de que no todos los estudiantes están igualmente capacitados para aprender. En lugar de preguntarnos ¿Por qué Juan o Elena no saben leer?”, deberíamos preguntarnos: “¿Hay algo en el mundo que no puedan aprender?”.

“Uno de nuestros grandes retos como sociedad sigue siendo vencer de forma eficaz las barreras de aprendizaje. En particular, es muy importante que los alumnos adquieran la base matemática suficiente para poder desenvolverse plenamente como personas y profesionales”, explican Elena Martín y Santiago González, de JUMP Math España.

Jump Math en el Colegio Amanecer

Los últimos avances de la ciencia cognitiva destacan que la motivación, la perseverancia y la práctica son más importantes que la habilidad innata. Las emociones y el gusto por aprender son claves para un proceso de aprendizaje sólido y motivador. Como también es importante “el momento y la secuencia en la que se introducen los conceptos matemáticos para evitar el estrés o las lagunas de aprendizaje que se pueden producir al presentar, antes de tiempo, conceptos abstractos complejos. Y es en este contexto donde aparece y tiene su razón de ser el JUMP Math”, subraya Elena Martín.

Probablemente, con pensamientos similares a estos, andaba John Mighton, doctor en Matemáticas canadiense y creador del JUMP Math, cuando allá por comienzos del siglo XXI comenzó a desarrollar este método de enseñanza-aprendizaje de las matemáticas que permitiera derrotar esas trabas y “miedos” de esta preciosa ciencia. Y sí, desde su primera aplicación en el aula en 2004, la difusión de JUMP Math se ha visto facilitada por su éxito probado en la mejora de la comprensión y la motivación del alumnado.

JUMP Math motiva el aprendizaje de las matemáticas

¿Pero en qué consiste este original, innovador y exitoso modelo de enseñanza-aprendizaje de las matemáticas? A partir de los últimos avances de la neurociencia y ajustándose al proceso de maduración cognitiva de los niños, JUMP Math presenta los contenidos de manera secuenciada y desglosados en pequeños retos asumibles por toda la clase, con dinámicas participativas y realizando una evaluación continua. Así favorece un aprendizaje tranquilo, fluido y motivador, guiando a los estudiantes a lo largo de nueve cursos (desde Infantil hasta 2º de Secundaria) para que descubran el gusto por las matemáticas y la motivación por aprenderlas, evitando así lagunas de aprendizaje.

 

Como apunta Santiago González, “el gran potencial del JUMP Math radica en la idoneidad de la propuesta metodológica en el aula. A través del descubrimiento guiado, los estudiantes exploran y comprenden la belleza de las matemáticas como un lenguaje simbólico conectado con el mundo real.”.

El Colegio Amanecer, centro pionero en España de JUMP Math

Desde su primera implantación en España en el curso 2013-2014 como proyecto piloto, el modelo se ha extendido por todo nuestro país y, cada vez más, como proyecto de centro, como ha ocurrido en el Colegio Amanecer, centro educativo privado de Alcorcón. Las escuelas que comienzan probando el modelo solo en algunos cursos, rápidamente descubren el potencial de aplicarlo como un itinerario formativo para todos los cursos.

Tanto Elena Martín como Santiago González recalcan la importancia de que los colegios adapten este nuevo aprendizaje motivador de las matemáticas en beneficio de los alumnos: “El verdadero éxito de JUMP Math es contar entre nuestros usuarios con centros pioneros como el Colegio Amanecer que lo ha implantado como un proyecto de centro. Las escuelas con alto valor pedagógico y con docentes con un marcado carácter innovador son el mejor aval del modelo. Por eso aprovechamos para agradecer aquí a todo el equipo docente del Colegio Amanecer su gran esfuerzo y dedicación. Facilitar la tarea docente a la hora de preparar las clases de matemáticas es, de hecho, uno de los pilares de JUMP Math. El alumnado estará siempre agradecido del hecho de disfrutar y entender las matemáticas, una herramienta esencial para su futuro y para entender el mundo”, subrayan con satisfacción.

Equipo de Jump Math del Colegio Amanecer

Equipo Jump Math Colegio Amanecer

Diferencias con la enseñanza tradicional de matemáticas

Si bien JUMP Math es un programa pensado para ser utilizado por docentes en el ámbito escolar, muchos elementos le diferencian de la enseñanza tradicional.

 

Como primer punto, en una enseñanza más tradicional, los docentes transmiten conocimientos a los alumnos, quienes suelen tener un papel pasivo en el proceso de aprendizaje y limitado a la asimilación de conceptos habitualmente explicados de forma seguida y casi sin pausas. En JUMP Math, en cambio, los alumnos viven la emoción de descubrir los conceptos por sí mismos a través de la resolución de pequeños retos minuciosamente estructurados para que estén a su alcance, cosa que les atrae y divierte como si se tratara de pasar pantallas de un videojuego. Así van adquiriendo una comprensión de los conceptos matemáticos en un proceso que a medio y largo plazo les permite alcanzar un entendimiento cada vez más profundo, a la vez que recuerdan el proceso y no la mecánica para conseguir un resultado. Esta manera de aprender tiene muchísimas ventajas respecto otras metodologías.

 

En segundo lugar, tradicionalmente el aprendizaje se realiza desde lo abstracto a lo concreto, como casos en los que aplicamos un concepto. El rol de los docentes es enseñar un concepto a partir del número y, a continuación, realizar aplicaciones contextualizadas del mismo. En JUMP Math, el aprendizaje de los conceptos se realiza primero desde lo concreto y manipulable (lo que los alumnos pueden ver, sentir o tocar). A continuación se progresa a una representación pictórica de lo que se está experimentando y, finalmente, se llega al concepto numérico y la comprensión abstracta. Junto con el descubrimiento guiado, esto favorece la motivación y el disfrute del proceso de aprendizaje hasta llegar a la comprensión final del concepto.

 

En JUMP Math el feedback entre lo que los docentes enseñan y lo que los alumnos aprenden es continuo, generando una relación que facilita una evaluación formativa y continua para ambos. El papel de los profesores en las clases es tan fundamental que JUMP Math entrega una guía por curso con los recursos que necesitan para preparar cada clase, facilitando que puedan centrarse en el contenido y la dinámica. “En conjunto, la dinámica que propone JUMP Math propicia un ambiente de clase en el que ningún estudiante se queda atrás y todos puedan, y quieran, participar.”, recalca Santiago González.

Trabajando Jump Math en el colegio Amanecer

Aunando estas razones, Carmen González, profesora y coordinadora del programa Jump Math en el Colegio Amanecer, destaca que este colegio privado innovador de Alcorcón decidió apostar por esta metodología porque consideraban que era necesario un cambio en la didáctica de las matemáticas. Con el método tradicional veíamos una tendencia a mecanizar y reproducir reglas y procedimientos por parte de los alumnos, pero sin llegar a entender realmente los conceptos (resolver, pero sin comprender). Esto provocaba que según iban subiendo de curso y aparecían cada vez más problemas y cuestiones de razonamiento matemático, un número importante de niños se bloqueaban a la hora de enfrentarse a ellos, perdiendo la motivación, reduciendo la autoestima y por lo tanto limitando el esfuerzo empleado en esta materia”.

Carmen asegura que no pueden estar más contentos con el resultado: “Desde el primer momento de su implantación empezamos a notar un cambio significativo en nuestra área, con una mayor participación y motivación del alumnado y una mayor profundización y asimilación de los conceptos matemáticos. Los alumnos ahora se sienten motivados, involucrados y muchos de ellos han aumentado su autoestima con el método. Jump Math les ha permitido mejorar en la agilidad y eficacia a la hora de realizar cálculos, pues se trabaja diariamente el cálculo mental. Además, mejoran sus habilidades comunicativas y adoptan mucho vocabulario matemático”, apostilla con una sonrisa de satisfacción.

Compatibilidad con otros modelos de aprendizaje

JUMP Math propone una secuencia elaborada científicamente que utiliza recursos didácticos y estrategias de aprendizaje que ayudan a mejorar y afianzar un buen razonamiento matemático. De aquí que la secuencia está minuciosamente detallada para que los alumnos avancen hacia una comprensión profunda de los conceptos. Respetar con fidelidad esta secuencia para conseguir la comprensión deseada no excluye que se puedan incorporar otras dinámicas que son totalmente compatibles.

“Por ejemplo, el trabajo cooperativo no solo es compatible sino que adquiere mucha relevancia con JUMP Math, ya que permite que los alumnos trabajen juntos, compartan conocimientos, esperen su turno para participar, etc”, apunta Elena Martín.

También el trabajo con tabletas es compatible con JUMP Math. La tecnología aporta que los alumnos puedan tener más iniciativa y conectarse con contenidos complementarios, mejorando aspectos como la evaluación, la práctica o la elaboración de buenas conclusiones finales, mientras siguen el proceso de aprendizaje propuesto por los docentes en clase.

Como conclusión, podemos afirmar con rotundidad que, guiado por la premisa de que todos los estudiantes tienen talento matemático, pueden desarrollar las competencias que se exigen en primaria y secundaria. JUMP Math consigue que los alumnos pierdan el miedo a las matemáticas, mejoren su autoestima y que más del 90% de la clase mejore su rendimiento académico de forma significativa. Ya lo asegura Carmen González: “los alumnos son los protagonistas de su aprendizaje y ven las matemáticas de otro modo, en clases muy dinámicas”.

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *